Monthly Archives: January 2008

Crime on the rise in Merida?

In the latest development on the police blotter, there was a shooting last night in the Gran Plaza mall. The local newspapers report that 3 persons ran into the mall, looking to escape from the Policia Judicial which was after them. At some point, just outside Sanborn’s at the entrance to the mall, shots were fired and one of the bad guys was wounded. The other two were subdued and all were taken away under extreme police escort, including federal and state police, all heavily armed. Some small arms were seized, as well as a grenade.

This after several high-profile drug-related arrests in the last few months, all people from somewhere else of course. The newspaper will always mention that the suspects tenian aspecto fuereño, which means that they didn’t look Yucatecan, whatever that might suggest.

The rumour mill included versions that they were hired thugs, after the chief of the state police, who was having dinner apparently in Italianni’s with his 19 year old son, who just recently ran over and killed two people standing on the median on Paseo de Montejo, waiting to cross the street, just before Christmas. Oops. “It was an accident. It could have happened to anyone” was the police chief’s unfortunate and hardly empathetic comment to one local newspaper. After that, a news blackout with no mention of the case in any of the three newspapers. Nothing happened to the kid. A drug test was not performed because the police lab had “run out of the chemicals” needed to do the test.

Speaking of newspapers, just last week, there was a picture of a 90 year man in jail for robbing a stone basin from a property. A NINETY year old man. It was a family dispute, nothing serious. People here go to jail all the time for robbing a bicycle, or perhaps a piece of copper tubing. But running over some people in your car? Not a problem, apparently.

The other theory, coming back to the Gran Plaza shooting, was that there were 6 people who were intent on robbing the mall. Robbing the mall. Sounds like a plan.

In other words, no one really knows what happened this time. And from the way the newspapers handle information, no one is going to know what really happened any time soon.

Comment on the Mexican Psyche

Please note that a) this text is in Spanish; b) it was not written by me – I would have been forcibly expelled from the country); and c) it is taken from an email that was sent around when the protests against the CFE (Comision Federal de Electricidad) were taking place and is an answer to an mass email aasking everyone to turn off their lights at a certain time to ‘send a message’. This text has been published before, probably even by me, but is still worth re-reading from time to time.

Fox was still in power. Just change the names and everything else will still continue to be true.

Lamentablemente creo que, más que apagar luces, debemos encendernos nosotros.

La creencia general anterior era que Zedillo no servía.

La creencia general actual es que Fox no sirve.

Y, cuando pase el tiempo, la creencia general será que el que venga
después de Fox tampoco estará sirviendo para nada. Por eso estoy empezando a sospechar que el problema no está en lo ladrón que haya sido Salinas o en lo bocón que sea Fox. El problema esta en nosotros.


Nosotros como pueblo. Nosotros como materia prima de un país.Porque pertenezco a un país donde la “viveza” es la moneda que siempre es valorada tanto o más que el dólar.Un país donde hacerse rico de la noche a la mañana es una virtud más apreciada que formar una familia a largo plazo basada en valores y respeto a los demás.

Un país donde una persona tapa la salida del garaje de una casa, y, si el afectado toca el claxon para llamar la atención del abusivo y hacer que aparezca a retirar su vehículo, entonces esa persona llega, se molesta y le reclama a uno la presión y el ruido, como si el infractor fuese uno y no ellos.

Un país donde un par de señoras pueden recorrer todo un supermercado, y, mientras compran, hablar pestes de la moral del gobierno y del incumplimiento de las leyes, y de lo terrible de tales o cuales medidas, pero después, a pesar de que su carrito tiene 27 artículos, se hacen tontas y se meten disimuladamente en la cola que es “para un máximo de 10 artículos” y si alguien osa reclamarles o quejarse ante el gerente queda ante ellas y ante los demás como un soplón, solo por intentar hacer cumplir una norma tan sencilla. Y si es la cajera quien les señala que deberán pasar a otra caja, inician un diálogo recriminatorio: “¿ves?, justo lo que veníamos comentando, por eso está este país así, todos son unos flojos , etc.”

Pertenezco a un país donde, lamentablemente, los periódicos jamás se podrán vender como se venden en Estados Unidos, es decir, poniendo unas cajitas en las aceras donde uno paga por un solo periódico y saca un solo periódico dejando los demás donde están. Porque si se vendieran así, El Reforma y El Universal quebrarían en solo 3 meses.

Pertenezco al país donde las empresas privadas son papelerías particulares de sus empleados deshonestos, que se llevan para su casa, como si tal cosa, hojas de papel, bolígrafos, carpetas, marcadores y todo lo que pueda hacer falta para la tarea de sus hijos y, además, utilizan los equipos para lo mismo, las tareas y sus asuntos personales.


Pertenezco a un país donde la gente se siente triunfal si consigue volarse el Cablevisión del vecino, donde la gente inventa a la hora de llenar sus declaraciones de Hacienda para no pagar o pagar menos impuestos, donde a Carlos Salinas no le reclama ningún medio el que lo estén viviendo fuera del país disfrutando de lo que robó.

Donde nuestros diputados y senadores trabajan dos días al año (y cobran todos los demás como altos ejecutivos) para aprobar una reforma (miscelánea) fiscal al vapor que lo único que hace es hundir al que no tiene, joder al que tiene poco y beneficiar como siempre a unos cuantos que son los que tienen (ellos por ejemplo).

Pertenezco a un país donde las licencias de conducir y los certificados médicos se pueden “comprar”, sin hacerse exámenes ni nada.

Un país donde, desde hace 40 años, un vehículo sufre más daños y sale peor parado después que es recuperado por la policía que cuando lo roban los ladrones.

(ESTA CITA LA HAGO CON ABSOLUTA CERTEZA QUE ES CIERTA, SI SE ACUERDAN ME ROBARON MI TSURU HACE 2 AÑOS Y APARECIO 40 DIAS DESPUES EN ESTADO TAN LAMENTABLE QUE MI PAPA LO TUVO QUE VENDER COMO CHATARRA. Y ESO QUE EN LA HOJA OFICIAL DE LA DEMANDA SE ASEGURA QUE EL CARRO SE ENCONTRO 2 DIAS DESPUES)

Un país donde cualquier persona puede hacer una fiesta y poner música a
volumen majadero toda la noche, sin que haya nadie que proteste ni autoridad alguna que les haga apagar esa música ni siquiera a las cinco de la mañana.

Un país de gente que está llena de faltas, pero que disfruta criticando a sus gobernantes, sean inútiles, o sea Fox, porque criticar a los inútiles o criticar a Fox, crea una ilusión psicológica que aparentemente eleva la estatura moral y espiritual del que critica.

Mientras mas le digo rata a Salinas, mejor soy yo como persona, a pesar de que apenas ayer me consiguieron todas las preguntas del examen de matemáticas de mañana. (¡Qué vivo soy!)

Mientras más le digo falso a Fox, mejor soy yo como mexicano, a pesar de que apenas esta mañana me fregué a mi cliente a través de un fraude de cien mil pesos que él me dio de enganche como preventa de un inmueble.

No. No. No.

Ya basta. Como materia prima de un país, tenemos muchas cosas buenas. Pero todavía dejamos mucho que desear. Esos defectos, esa “viveza”congénita, esa deshonestidad a pequeña escala que después crece evoluciona hasta convertirse en casos de escándalo como Óscar Espinoza o Mario Villanueva; esa calidad humana que en realidad es falta y carencia de toda verdadera calidad humana, eso, más que Salinas o que Fox, es lo que nos tiene real y francamente jodidos.

No voy a apagar las luces, lo siento.

Porque, aunque Fox renunciara hoy mismo, el próximo presidente que lo suceda tendrá que seguir trabajando con la misma materia prima defectuosa que, como pueblo, somos nosotros mismos.

Y no podrá hacer nada, igual que no hicieron nada los mediocres, igual que no esta haciendo nada Fox.

No, gracias. No apago nada. No tengo ninguna garantía de que el gritón de Diego o el mustio de Madrazo lo puedan hacer mejor. Y mientras nadie señale un camino destinado a erradicar primero los vicios que tenemos como pueblo nadie servirá. Ni sirvió Salinas, ni sirvió Zedillo, ni sirve Fox, ni servirá el que venga.

O ¿qué?, necesitamos traer a un Pinochet, para que nos haga cumplir la ley a la fuerza y por medio del terror y la dictadura?

A ver si así, cumplimos y hacemos cumplir las leyes desde las más elementales hasta las de nuestra Constitución .

Aquí hace falta otra cosa. Algo más que cacerolazos, apagones o cohetones.

Y mientras esa “otra cosa” no empiece a surgir desde abajo hacia arriba, o desde arriba hacia abajo, o del centro pa´ los lados, o como quieran, seguiremos igualmente condenados, igualmente estancados.

Es muy sabroso ser mexicano, y vivir a “a la mexicana”. Pero cuando esa mexicanidad autóctona empieza a hacerle daño a nuestras posibilidades de desarrollo como Nación, ahí la cosa cambia…

Lo siento. Pero no apago nada. Suerte con su apagón. Pero creo que, de todos modos, como país de verdad igual hemos estado a oscuras los últimos 70 o 90 años.

Ojalá que cambiemos todos, porque si no, cambiar de Presidentes no cambiará nada. Porque cambiar de Presidentes, sin que cambiemos nosotros, es lograr que nada cambie jamás.

Piénsalo, y, si te cuadra, reenvíalo. Es un mensaje para todos los mexicanos

YA BASTA DE QUE “EL QUE NO TRANZA NO AVANZA”!!!!
TENEMOS MUCHO QUE HACER EN VEZ DE ESTAR PENSANDO EN ABSURDAS PROTESTAS QUE SOLO MANCHAN LA IMAGEN DE UN PAIS BASTANTE DESGASTADA………….

Sushi Itto – Another Sushi Option

Sushi has, in the past few years, become very popular among Yucatecans and Mérida now boasts several restaurants catering to fans of Japanese food. The one caveat you should be aware of is that the predominant feature of Yucatecan sushi is not so much fish as it is cream cheese. The newly opened Sushi Itto, a chain restaurant based in central Mexico, is no exception.

Located on the Prolongacion de Montejo, in a space formerly occupied by a tanning salon that for some strange reason didn’t take, Sushi Itto is a modern-looking minimalist room with high ceilings and lots of red and black.

The sushi here is a hybrid and has been extremely successful throughout Mexico, mixing traditional japanese preparation methods and ingredients with food items more readily identifiable as Mexican, like chiles, arracheras and the like.

The Casual Restaurant Critic went for lunch on a warm day, shortly after their opening, and found the restaurant full, even with no air conditioning (it was apparently experiencing some malfunction). The Critic and Co. tried some of their signature dishes whose names escape him at the moment, but one of them was a roll with beef arrachera which unfortunately featured a large piece of unchewable gristle.

Portions were medium sized, not particularly large or small. The soya sauce is the kind mixed with lemon juice so you will have to ask for ‘normal’ soya if you don’t like the sour kind. The food was tasty, but the Critic didn’t see what all the fuss was about. Nothing special.

The service was, as usual for Mérida, average at best. Managers strolled about imperiously; interacting with the clients was obviously not part of their mandate.

Would the Critic return? Not any time soon, nothing stands out that would make a return trip likely or desireable.

On a scale of 1 – 5, this Itto gets a 3. Take it or leave it.